Encabezado de Ficha El Antillano
 

La proclamación del Imperio

Índice de fichas

África

Alemania
La proclamación del Imperio
La política dentro del Imperio
El Kulturkampf
El Partido Social Demócrata
La modernización desde arriba
El militarismo
El ocaso de Bismarck

Azúcar

Betances

Ceuta y Melilla

España

Estados Unidos

Imperialismo

Inglaterra

Islamismo

Magnicidio

Opio

 

La Confederación Alemana del Norte (Norddeutscher Bund) se fundó en 1867, y junto al más antiguo Zollverein (la unión aduanera que gradualmente integró a todos los estados de habla alemana, excepto a Austria), constituyeron pasos exitosos y de gran avance hacia la meta de unificar a los pueblos alemanes y hacer de Alemania una gran potencia europea. Otto von Bismarck continuó moviendo sus fichas para integrar los estados alemanes del sur a una gran confederación pangermana, o un imperio alemán, bajo el liderato de Prusia.

Como primer ministro de Prusia, ya había utilizado la guerra como mecanismo de expansión. En 1864, se juntó con Austria para quitarle a Dinamarca los territorios de Schleswig y Holstein. En 1866, después de asegurar la neutralidad francesa (a cambio de la conquista francesa del véneto), atacó a Austria, a la cual derrotó fácilmente en la batalla de Königgratz, después de tan sólo siete semanas de guerra. Se anexó a Hanover, Hesse-Kassel, Nassau y Francfort, y en 1867, constituyó la Norddeutscher Bund.

En 1870, hábilmente negoció neutralidad con Austria y con Rusia. De seguido, manipuló a Napoleón III de Francia, a raíz del problema de la sucesión a la corona de España (1869), para que éste declarara la guerra a Prusia, y amenazara los intereses comunes de los alemanes del sur, con quienes Bismarck había concertado acuerdos secretos. La guerra le brindó a Bismarck la oportunidad dorada para disputarle a Francia el dominio militar del continente en el campo de batalla.

Sus ejércitos triunfaron en Sedán en julio de 1870, donde capturaron a Napoleón III y a 100,000 de sus soldados, en lo que aparentaba ser un final victorioso de la Guerra Franco-Prusiana. En la batalla de Metz, Alemania selló su triunfo capturando al Mariscal Berzain y a unos 180,000 hombres adicionales. Finalmente, con la capitulación de Francia, Bismarck aprovechó el momento de entusiasmo para proclamar el Imperio Alemán en el Salón de los Espejos de Versalles, el 18 de enero de 1871. La nueva potencia europea que, fraccionada, acababa de derrotar a Francia, hasta entonces considerada el principal poder continental, ahora se erguía, unificada, como una de las fuerzas de mayor poder militar en el suelo de Europa. El 18 de marzo, se proclamó la Comuna de París, que representó, simultáneamente, otro evento de la época de importancia trascendental en la historia mundial.

El artista coloca a Bismarck cabalgando al lado del

carruaje que lleva preso a Napoleón III después de

su derrota en Sedán por los ejércitos alemanes.

La derrota de Francia en manos de Alemania selló

por el momento el predominio alemán en el continente.

El Imperio Alemán se compuso de cuatro reinos soberanos (Prusia, Baviera, Würtemberg y Sajonia), seis grandes ducados, cinco ducados, siete principados, tres ciudades libres (Hamburgo, Bremen, Lübeck) y las provincias imperiales de Alsacia y Lorena. Todas cedieron diferentes grados de autonomía para integrarse a una identidad superior que aumentaría progresivamente su cohesión y su dominio centralizado desde Berlín. De todas las unidades, Prusia era la principal, con territorio y población mayores que las del resto del Imperio junto.

En Versalles se proclamó la unidad de todos los estados

alemanes en un solo Reich, encabezado por el Káiser Guillermo I.

Uno de los puntales de la unidad imperial era el ejército, que se asentaba sobre el servicio militar obligatorio de tres años para todos los varones hábiles que alcanzaran la mayoría de edad, más cuatro años en la reserva.

La cabeza del Imperio sería el Emperador, el Káiser, su título como Rey de Prusia. El Emperador delegaba el poder civil en un Canciller, quien le respondía a él personalmente, y no al parlamento. El poder militar se lo delegaba al Estado Mayor.

Otto von Bismarck, nombrado

Primer Ministro de Prusia por

el rey Guillermo I, en 1862, y

luego Canciller del Reich alemán,

en 1871, año en que se produjo

este grabado.

 

El rey Guillermo I de Prusia y al momento de su

proclamación como Káiser del Reich alemán, en

el Salón de los Espejos en el Palacio de Versalles,

a raíz de la derrota de Francia por los ejércitos alemanes.

 

Esta ficha fue revisada en 07.01.08 10:18 PM

Fichas relacionadas:
Nosotros queremos integrar a nuestro público en la apreciación de esta información histórica. Si desea aportar a ésta con comentarios, cuestionamientos o dudas, éstos serán bienvenidos. Escríbanos a betances@mspr.net, y los atenderemos en nuestro próximo Boletín.

Estas páginas tienen un propósito puramente educativo. Empleamos referencias visuales extraídas de diferentes fuentes impresas y del internet. Si usted tiene algún derecho sobre estas referencias que quiera ejercer, cumpliremos con el mismo inmediatamente. Por favor comuníquenos su reclamo a betances@mspr.net. Gracias.