Encabezado de Ficha El Antillano
 

El azúcar promueve la esclavitud y el capital

Índice de fichas

Azúcar
Introducción al tema
Datos de la historia
De los árabes al mundo
El azúcar promueve la esclavitud y el capital
El impulso imperialista y el azúcar
Auge del binomio Portugal & Holanda
Las facciones burguesas en Inglaterra y el azúcar
Antagonismos entre plantadores británicos y comerciantes de las Trece Colonias
Las destilerías y refinerías en las Trece Colonias
La Ley Azucarera y la Revolución de las Trece Colonias
Las luchas por el dominio del mercado azucarero de Europa
El mercado azucarero británico y la dieta del proletariado inglés
Le sucre de canne
La sociedad colonial de Saint Domingue
Los esclavos de Saint Domingue
Los cimarrones de Saint Domingue
Las rebeliones de esclavos y cimarrones en Saint Domingue y el caso de Mackandal
La esclavitud en Saint Domingue, los abolicionistas franceses y la insurrección de Ogé
Vudú y revolución

África

Alemania

Betances

Ceuta y Melilla

España

Estados Unidos

Imperialismo

Inglaterra

Islamismo

Magnicidio

Opio

 

El cultivo de la caña de azúcar en el continente americano se expandió rápidamente, y con sus cosechas se multiplicaron en miles el número de trapiches que le exprimían su guarapo. La demanda de sistemas mecánicos para estas plantas tropicales de molienda, al igual que los telares de Birmingham, se convirtieron en unos de los impulsos originales de la Revolución Industrial y de los fundamentos técnicos de la economía capitalista industrial.

Trapiche movido por fuerza animal (arriba) y los mecanismos para aprovechar la fuerza hidráulica.

La necesidad de perfeccionar los sistemas mecánicos

de la molienda contribuyeron al impulso de la primera

Revolución Industrial.

Las propias exigencias de la conversión del guarapo en sustancias sólidas, y su eventual refinación en azúcares de distintos grados, impusieron una enorme presión por la incorporación acelerada de adelantos técnicos que dieron paso al ingenio, (y a la ingeniería), en los que se combinaban múltiples disciplinas derivadas de las ciencias aplicadas de la mecánica, la hidromecánica, la termodinámica y la química, aportando al desarrollo de lo que se conoce como la Revolución Industrial.

En las plantaciones azucareras se adelanto la revolucion industrial y se esclavizo al ser humano.

La maquinaria la puso el dinero prestado

por los capitalistas mercantiles de Europa,

pero la fuerza de trabajo la puso el esclavo

arrancado de África para crearle riquezas

a los europeos y asentar las bases para el

desarrollo del capitalismo.

El mercado azucarero descansó en, y evolucionó la, formación de la corporación como instrumento de agrupar capitales y distribuir riesgos. Educó a las burguesías de Europa sobre las complejidades del mercado mundial y puso en sus manos una de las fuentes más prodigiosas de acumulación originaria de capitales, fundamentada, eso sí, en la más repugnante de todas las formas de explotación del trabajo que haya inventado el ser humano en su afán de lucro.

La producción azucarera promovió la barbárica creación del mercado de esclavos africanos, y el consecuente desarraigo de millones de seres humanos de sus tierras natales, sometidos a las más crueles e inhumanas prácticas de coerción, explotación y opresión.

Con el transcurso de los siglos, los descendientes de aquellos esclavos africanos se convirtieron en el principal entronque poblacional y cultural de las Antillas y de amplias regiones del suelo americano.

Uno de los entronques culturales y étnicos de

las Antillas proviene del África, de donde fueron

desarraigados por la fuerza millones de seres

humanos, condenados al deshumanizante

trabajo esclavo.

La regimentación del trabajo en la hacienda azucarera sentó las bases organizativas de la producción que serían adoptadas en los talleres de manufactura y las primeras fábricas de las empresas industriales capitalistas. El paso de la esclavitud racial, impuesta por la ambición de lucro, a lo que llamaron más tarde la esclavitud asalariada, impuesta por las leyes de la acumulación y reproducción del capital, vendría vestido de ropajes filosóficos de libertad e igualdad. No obstante, las condiciones para la eventual extracción de plusvalía de la fuerza de trabajo libre se ensayaron a la perfección en el régimen de trabajo esclavo de las plantaciones azucareras del trópico americano.


Otras fichas relacionadas:

De los árabes al mundo
El impulso imperialista y el azúcar
Auge del binomio Portugal - Holanda
Las luchas por el dominio del mercado azucarero de Europa

Estas páginas tienen un propósito puramente educativo. Empleamos referencias visuales extraídas de diferentes fuentes impresas y del internet. Si usted tiene algún derecho sobre estas referencias que quiera ejercer, cumpliremos con el mismo inmediatamente. Por favor comuníquenos su reclamo a betances@mspr.net. Gracias.