Encabezado de Ficha El Antillano
 

Después de la Guerra de Tetuán

Índice de fichas

África

Alemania

Azúcar

Betances

Ceuta y Melilla
La bota española en Marruecos
Después de la Guerra de Tetuán
La deuda impuesta
Los protegidos

España

Estados Unidos

Imperialismo

Inglaterra

Islamismo

Magnicidio

Opio

 

La ocupación de las Chafarinas fue seguida, una década más tarde, por la sangrienta Guerra de Tetuán (1859-1860), que marcaría decisivamente las relaciones entre España y Marruecos en las décadas siguientes. Esa campaña militar de 1859-60 concluyó con la derrota del ejército marroquí, la ocupación temporal de la ciudad de Tetuán y la imposición de unas condiciones de paz a Marruecos tan onerosas como humillantes. En el tratado de paz, firmado el 26 de abril de 1860, el sultán de Marruecos, Sidi Mohamed ben Abderramán, se comprometió a la ampliación del territorio jurisdiccional de la plaza de Ceuta.

Islas Chafarinas, ocupadas por España.

Estimulado por los impulsos expansionistas

de la burguesía catalana, el Ejército de España

se lanzó a aventuras de conquista en África.

Aprovechó la debilidad del sultanato de Marruecos

para iniciar una campaña de adquisición territorial.

El general Prim derrotó al ejército

marroquí en la Batalla de Castillejos.

No obstante, mientras no se hiciese efectivo otro tratado de comercio con España, los súbditos españoles gozarían “de todas las ventajas que se hayan concedido o se concedan a la nación más favorecida”. Tales ventajas (ya disfrutabas por los ciudadanos británicos) consistían, en esencia, en la facultad de “proteger” (eximir de la legislación local y del pago de impuestos) a los súbditos marroquíes asociados a los comerciantes españoles o las autoridades consulares.

Estas páginas tienen un propósito puramente educativo. Empleamos referencias visuales extraídas de diferentes fuentes impresas y del internet. Si usted tiene algún derecho sobre estas referencias que quiera ejercer, cumpliremos con el mismo inmediatamente. Por favor comuníquenos su reclamo a betances@mspr.net. Gracias.