Encabezado de Ficha El Antillano
 

Primera Guerra del Opio, Parte I

Índice de fichas

Opio
La planta y sus características
Del neolítico al antiguo Egipto
En las antiguas Grecia y Roma
Del siglo VII d.C. al siglo XIV d.C.
Del siglo XVI a las colonias norteamericanas
Del siglo XVII d.C. al siglo XVIII d.C.
Primera mitad del siglo XIX
Segunda mitad del siglo XIX
Principios del siglo XX
1914-1948
1950-1978
Primera Guerra del Opio, Parte I
Primera Guerra del Opio, Parte II
Segunda Guerra del Opio
¿Para qué se utilizaban el opio y sus derivados?
Efectos de los opiáceos
Sus derivados y cómo se obtiene

África

Alemania

Azúcar

Betances

Ceuta y Melilla

España

Estados Unidos

Imperialismo

Inglaterra

Islamismo

Magnicidio

 

La Guerra del Opio del 1839 al 1842 comenzó cuando el gobierno imperial de China confrontó barcos mercantes del extranjero, y exigió que entregaran su cargamento ilegal. En marzo de 1839, Lin Tse-hsü aceptó el cargo de comisionado en Cantón y en sólo dos meses tomó acción contra los comerciantes europeos y chinos y contra los burócratas imperiales corruptos. En poco tiempo, logró detener el tráfico de opio. Destruyó todas las tiendas existentes de opio y escribió una carta aconsejando a la reina Victoria de Inglaterra, informándole de las repercusiones del comercio inglés del opio y demandando su prohibición inmediata.

Lin Tse-hsü intentó hacer valer las instrucciones

del Emperador de que se detuviera la plaga del opio

sobre la población china, exigiendo el cumplimiento

de las leyes por parte de los importadores de opio ingleses.

Cerró almacenes e interceptó barcos cargados de opio.

Los chinos exigían que todo aquel que fuera acusado de crímenes en territorio chino tenía que ser juzgado por oficiales chinos. Ya que los británicos rehusaban someterse al dominio del Emperador, no se habían establecido relaciones comerciales formales entre ambos países. Los británicos, por sus prepotencia y arrogancia, se rehusaban a entregarle al sistema legal chino a aquellos ingleses que cometieran algun delito en China, ya que entendían que ese sistema era vicioso y bárbaro.

Dado a que no recibió respuesta a su carta, el Emperador ordenó la consfiscación de 20,000 barriles de opio, y detuvo algunos comerciantes extranjeros que trataron de burlar su interdicto. El superintendente de la flota naval británica, el capitán Elliot, le pidió al gobernador general de India cuantos barcos podía concederle. El capitán Elliot ordenó a esos barcos a ir a Hong Kong, en donde protegerían a los barcos mercantes que cargaran opio.

Los juncos de la Armada Imperial de China no pudieron

contener la superioridad naval de la Armada Real Británica.

Las tropas chinas enviadas por el Emperador no tenían manera de ganarles a las tropas inglesas. La tecnología occidental era mucho más avanzada que la de ellos. Las guerras causaron muchas muertes y heridos para el pueblo chino. Los ejércitos ingleses dejaron un rastro de destrucción, sabotaje, abusos y violaciones en su ruta por la costa de China.

Los ejércitos británicos, empleando tecnologías

bélicas más avanzadas, impusieron su voluntad,

de paso causando muerte y destrucción en las

áreas costeras de China.

Negociaciones entre ambos gobiernos llevaron al Tratado de Bogue. El pacto falló cuando el gobierno chino rehusó pagarle al gobierno inglés por todo el opio perdido durante la guerra. Luego, los ingleses tomaron control de varias ciudades chinas incluyendo Amoy, Tinghai, Chunhai y Nigpo.

Después de la muerte de miles de chinos, la Primera Guerra del Opio acabó el 29 de agosto de 1842, con el Tratado de Nanking, el primer tratado en la historia moderna de China. El tratado obligaba al gobierno chino a pagar el equivalente a $15 millones a los comerciantes ingleses, más abrir cinco puertos para el libre comercio inglés y ceder el territorio de Hong Kong.

Esta derrota fue la más humillante jamás sufrida por China, considerada por ellos como “humillaciones nacionales”. En la historia europea, se puede considerar como el evento mas sórdido y vicioso, solamente opacado por los excesos de los militaristas japoneses en Manchuria y de los nazis en la Unión Soviética y el Este de Europa.

 

 

Estas páginas tienen un propósito puramente educativo. Empleamos referencias visuales extraídas de diferentes fuentes impresas y del internet. Si usted tiene algún derecho sobre estas referencias que quiera ejercer, cumpliremos con el mismo inmediatamente. Por favor comuníquenos su reclamo a betances@mspr.net. Gracias.