banner_antillano2

Boletín Abril 2007

Saludos a todos nuestros queridos lectores.

Abril fue un mes intenso y muy productivo. Consecuentes con nuestros objetivos de educación popular del proyecto de El Antillano, efectuamos una serie de actividades pedagógicas, algunas callejeras (lo decimos con orgullo) y otras más académicas (en todo el buen sentido de la palabra). Lo interesante es que estamos logrando que lo académico se mueva a lo callejero, y lo callejero hacia lo académico.

Creemos que en ese cruce es que se desarrolla la praxis más dinámica y excitante. Cuando la teoría, la información, el conocimiento, se filtran entre el quehacer de las masas, el ambiente social y cultural se carga de energía y vitalidad.

Creemos también —y esto lo decimos con mucho respeto al trabajo esencial que hacen nuestros investigadores y estudiosos— que cuando el trabajo intelectual se nutre de la energía de las masas populares, este trabajo adquiere unas dimensiones robustas y transformadoras.

Esto se hizo evidente en el Conversatorio de la Librería Mágica. Los tres participantes del panel combinan en su trabajo el estudio con la actividad social. Las investigaciones de la profesora Carmen Centeno Añeses sobre la actividad cultural de los trabajadores en Puerto Rico la llevan a sostener contactos vitales con las comunidades vivas en las que hoy se reproducen los patrones de convivencia y creación cultural que ella está descubriendo para nosotros.

El trabajo del profesor Ángel Quintero sobre la música popular ya es casi imposible separar de su participación viva con los movimientos sociales y culturales de las poblaciones proletarias contemporáneas.

Fernando Picó, S.J., además de su extensa producción intelectual, trabaja muy de cerca con las poblaciones penales del País, las cuales nutren — ¡qué mejor ejemplo de la dialéctica de la teoría y la práctica!— sus trabajos sobre los que no tienen voz en Puerto Rico.

La Manigua en El Boricua

Celebramos el natalicio del doctor Ramón Emeterio Betances en El Boricua en Río Piedras. El éxito de esa actividad se puede medir de varias maneras. El cruce entre el mensaje de Betances y la rebeldía del Hip Hop boricua puede no ser tan evidente para algunos, pero para quienes se aproximan a la figura del caborrojeño a través de los importantísimos trabajos de Félix Ojeda y Paul Estrade (quienes estaban allí, y nos hablaron de su impresionante trabajo de las obras completas del caborrojeño) reconocen en Betances al incansable revolucionario que no dejaba perder la más mínima oportunidad que pudiera adelantar su causa. En este género se exhibe un potencial músico político en sintonía directa con el vacío que causa en muchos jóvenes la sociedad de consumo colonial que vivimos, y que es fuente de su rabia y rebeldía. Y la última vez que consultamos los libros de historia, rabia y rebeldía son los combustibles primordiales del cambio social. Y cambio es lo que queremos, ¿no es así?

IkolTito Matos

Los panderos de Tito Matos no se quedaron atrás. No es por ná que la plena es la jefa de los géneros populares del pregón social. ¡Cucutupá cupá! Nunca fuera el doctor Betances tan bien cantado a son de plena como lo fuera aquella noche de la Manigua en el Boricua.

Pero no vamos a decir más porque tenemos una micropágina con todos los pormenores, para quien le interese saber lo que allí aconteció. Sólo tiene que pulsar aquí: para más información.

El Antillano en Humacao

Aquí vamos a mencionarlo, pero lo reseñaremos en más detalle en nuestra próxima edición. La conferencia titulada El Magnicidio que ofrecimos en el recinto de Humacao de la Universidad de Puerto Rico nos ofreció unos resultados muy alentadores. La mayoría de los ochenta y tantos estudiantes que se presentaron había leído 1898: Un puertorriqueño en París. No solamente la habían leído sino que venían preparados con preguntas dignas de universitarios, lo que nos sirvió de gran estímulo. Nos confirmaron que la imaginación histórica es una entrada legítima al estudio fáctico de nuestro pasado, y que tal vez para muchos jóvenes se convierta en la entrada principal.

El paso de la imaginación a la curiosidad es uno muy corto, y la curiosidad sobre qué realmente ocurrió —qué cosas de las que ocurrieron nos están dando forma hoy a lo que somos, quiénes fueron los verdaderos protagonistas del drama histórico— es un motor importantísimo del trabajo de estudio e investigación. Si de esos ochenta y tantos jóvenes surge un historiador que nos ayude a esclarecer esos misterios, ya se justificaría nuestro proyecto.

El resultado fue tan alentador que esperamos publicar la conferencia de El Magnicidio en la página de 1898 durante las próximas semanas. Ya se los estaremos anunciando.

Aprovechamos para dejar consignado que de ninguna manera esta actividad hubiera sido tan exitosa, a no ser por el trabajo dedicado y consecuente del profesor Juan Enrique Marcano, quien viene apoyando este proyecto por los últimos meses, y quien se ha convertido en uno de sus principales recursos. Profesores como él, dedicados a sus estudiantes, son quienes le inyectan vida a la Universidad. Qué quede aquí registrado nuestro respeto y agradecimiento.

Ahora, a Carolina

Lo mismo podemos decir del profesor Ricardo Camuñas de la Universidad del Este (UNE), del sistema universitario Ana G. Méndez. Como resultado de la dedicación de este educador, los Cuadernos de 1898 serán parte del material de varios cursos en dicha Universidad. En los últimos días de abril estaremos participando en actividades de discusión sobre la vigencia de nuestro pasado histórico. En el próximo Boletín incluiremos micropáginas sobre las actividades de Carolina y la conferencia de Humacao.

El subsecretario de la Armada

Muchos lectores de Claridad, que también disfrutan de este Boletín nos han preguntado si el personaje a quien se refiere la ficha que incluimos aquí es Teodoro Roosevelt. La respuesta es que sí. Cuando ocurrieron los eventos que desencadenaron la guerra entre España y Estados Unidos en 1898, este Roosevelt era el Subsecretario de la Armada (el Navy, de triste recordación para los culebrenses y viequenses). Este sujeto, que más tarde pasó a ser Presidente cuando un anarquista mató a William McKinley (otro magnicidio más) hizo y deshizo para empujar a Estados Unidos a una guerra contra España. Puerto Rico —Number Two, como nos llamaban los estrategas militares de Estados Unidos— ya estaba en la mirilla de Roosevelt, quien también ambicionaba construir un canal interoceánico por América Central.

Claridad Roosevelt
Teodoro Roosevelt es un personaje histórico interesantísimo, y nuestra página se estará llenando de fichas de su paso por nuestra historia. Por ahora, si quiere saber más sobre el episodio que publicamos en Claridad, puede visitar la micropágina sobre ese tema, pulsando aquí.

Hasta pronto

Queremos seguir, pero la disciplina que nos hemos autoimpuesto nos impide cargar demasiado este Boletín y aburrirlos más de la cuenta. Para eso hay un Boletín todos los meses. De manera que con éstas, y un afectuoso abrazo, nos despedimos hasta el Boletín de mayo, que nos llegará más pronto de lo que nos imaginamos.

El Antillano
<betances@mspr.net>

El Antillano Usted está recibiendo este Boletín porque usted o alguien mås nos ha referido a nosotros su dirección para añadirla a nuestra lista. Si desea continuar recibiendo este Boletín mensualmente, no tiene que hacer nada. Por el contrario, si prefiere no recibirlo, envíenos un mensaje a esta dirección:
<betances@mspr.net>